El blog de Lentes Esclerales

Intolerancia de las lentes de contacto

Adaptación, Área profesional

Intolerancia de las lentes de contacto-Lentes esclerales

Las lentes de contacto son una superficie extraña que se adapta sobre la superficie del globo ocular. En el caso de las lentes de contacto esclerales su adaptación difiere respecto al resto de lentillas. Así, por ejemplo, las lentes convencionales se adaptan sobre la córnea. Sin embargo, las lentes de contacto esclerales, como su propio nombre indica, se adaptan sobre la esclera del paciente. Por dicho motivo, al ser su diámetro más grande aporta mucha más comodidad. Pero no sólo eso, sino que pueden utilizarse en múltiples aplicaciones clínicas. Entre ellas están elevadas graduaciones, queratocono o después de cirugía refractiva entre otras… Aunque son muchas más sus aplicaciones. ¿Quieres saberlas? Te lo explicamos en el post titulado “¿en qué casos es conveniente utilizar las lentes esclerales?”. Las lentes esclerales pueden ser la solución ideal cuando tienes intolerancia a otras lentes de contacto.

Como cualquier cuerpo extraño, al no formar parte del globo ocular pueden producirse molestias al principio. Pero es conveniente para prevenir dichas molestias o incluso otras complicaciones en los ojos, que conozcas determinadas recomendaciones. Para ello, desde nuestro proyecto te explicamos algunas causas de intolerancia de las lentes de contacto, y como solucionarlas con lentes esclerales.

Intolerancia de las lentes de contacto… ¿por qué se puede producir?

Para poder garantizar una buena adaptación y confort con el uso de cualquier lente de contacto es necesario seguir los consejos proporcionados por los ópticos-optometristas. Entre ellos, os indicarán siempre que ante cualquier sensación de sequedad ocular instilar lágrima artificial. De hecho, la sensación de sequedad ocular puede manifestarse con el porte de las lentes de contacto convencionales, aunque las lentes esclerales son especialmente indicadas para casos de presencia de sequedad ocular. El motivo es porque permiten mantener la lágrima durante más tiempo. Pero no es el único consejo a tener en cuenta para evitar la intolerancia de las lentes de contacto.

De hecho, un motivo que puede inducir intolerancia de las lentes de contacto es dormir con ellas. Nunca uses las lentes de contacto durante más tiempo del recomendado por el profesional de la visión. Y mucho menos duermas con ellas, a no ser que sean lentes de contacto de uso nocturno (ortoqueratología nocturna). Precisamente, alargar el porte, o dormir con las lentes de contacto puede hacer que se manifiesten molestias en los ojos. Ten presente que una adecuada higiene de las lentes esclerales  es necesario para garantizar una adaptación exitosa.

¿Y ante cualquier molestia en los ojos qué hacer?

Si percibes alguna molestia que pueda estar relacionada con intolerancia de las lentes de contacto acude a revisar tu visión. Fíjate siempre que tus lentillas sean cómodas, veas bien y no tengas los ojos rojos. Si notas alguno de estos síntomas, es mejor que no te pongas las lentes de contacto hasta que el contactólogo revise tu salud visual. Realizará un chequeo completo tanto del estado de las lentes, como de los ojos.

¿Si tengo intolerancia a las lentes de contacto normales, puedo usar lentes esclerales?

Si, las lentes esclerales son una alternativa para aquellas personas que tienen intolerancia a otras lentes de contacto. De hecho, cuando no puedes usar lentes blandas, las lentes rígidas son las más recomendables. Además, si no has conseguido adaptarte a las lentes rígidas corneales, puedes usar lentes esclerales. Si has leído hasta aquí, ya sabes que son mucho más cómodas.

Y tenlo claro, tu salud visual es importante, por lo que ante cualquier pregunta visita a tu especialista en lentes esclerales.

Comentarios