astigmatismo-lentes-esclerales

¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo consiste en una imperfección en la curvatura de la córnea o en el cristalino, las dos zonas del ojo que cuentan con una superficie lisa. En el caso de los ojos con astigmatismo, no presentan la misma curvatura en todas las direcciones.

Esto hace que, si la córnea o el cristalino no están lisos o no tienen una curvatura homogénea, los rayos de luz no se refractan correctamente. Por tanto, la visión acaba siendo borrosa o distorsionada.

Además, también os queremos comentar que el astigmatismo es totalmente compatible con otras deficiencias visuales, como la miopía o la hipermetropía. Es decir, que una persona que tenga astigmatismo, también puede ser miope.

¿Cuáles son los principales síntomas del astigmatismo?

  • Visión borrosa.
  • Áreas de visión distorsionada.
  • Dolores de cabeza frecuentes.
  • Peor visión cuando hay poca luz.
  • Picores y escozores en el ojo.
  • Cansancio Visual.

¿Cuáles son las posibles causas de que una persona sea astigmata? 

La causa principal del astigmatismo es debido a un factor hereditario, es decir, que puede estar determinado por genética. Además de esta, también puede deberse a:

  • Factores hereditarios.
  • Patologías de la córnea, como el queratocono.
  • Debido a traumatismos.
  • Debido a otras enfermedades o lesiones.
  • Debido a intervenciones quirúrgicas relacionadas con la visión.

¿Cómo se diferencian los tipos de astigmatismo?

Existen varias maneras de clasificar este defecto visual, aunque la más común, es la siguiente:

·       Astigmatismo Simple: El Astigmatismo Simple es el que aparece en un solo eje.

·       Astigmatismo Compuesto: El Astigmatismo Compuesto es el que, además de afectar a un eje, se asocia a otras imperfecciones de la visión habituales como, por ejemplo, la miopía o la hipermetropía.

·       Astigmatismo Mixto: El Astigmatismo Mixto es el que se produce cuando un eje enfoca por delante de la retina, es decir, miópico; y otro lo hace por detrás de la misma, o sea, hipermetrópico.

Uso de lentes esclerales en casos de astigmatismo

El astigmatismo, puede presentarse acompañado de una miopía o hipermetropía. Por este motivo, es primordial elegir la mejor lente de contacto. 

Además, en algunas situaciones, si se padece astigmatismo irregular, la visión se encontrará mucho más limitada, y las gafas no producirán ningún beneficio.

Como otras lentes de contacto para astigmatismo, las lentes esclerales se adaptan sobre la superficie ocular. Sin embargo, no apoyan directamente sobre la córnea, sino sobre la esclera. Dicha adaptación tiene múltiples beneficios en el confort del paciente y en su visión.

Al ser el apoyo escleral hace que la lente no gire. El motivo es porque la mayoría de las escleras tienen una forma más o menos tórica en promedio. El beneficio principal que implica es que la lente no gira. Y, por lo tanto, que la agudeza visual del paciente será perfecta y estable todas las horas de uso. No como sucede con las lentes hidrofílicas, que suelen moverse, rotar y por eso la visión es peor.

¿Te gustaría valorar las lentes de contacto para tu astigmatismo? Encuentra a tu profesional de la visión en nuestro buscador de profesionales, donde encontrarás a tu especialista más cercano.

¿Qué es el astigmatismo? Leer más »

estructura-lente-contacto-escleral

Estructura de una lente de contacto escleral

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, una lente escleral es aquella lente de contacto rígida de gran diámetro que descansa únicamente en la esclera. La lente se apoya en la parte blanca del ojo y deja un reservorio de líquido lagrimal entre la lente y la córnea, por lo tanto no entra en contacto ni con la córnea ni con el limbo.

Una lente de contacto escleral, está compuesta de diferentes partes o zonas. Según la terminología de la International Organization for Standardization (ISO), podemos encontrar 3 zonas distintas:

estructura-lente-contacto-escleral

  1. Zona corneal: También llamada curva base, zona de separación apical o zona óptica entre otras. Es el controlador principal de la altura de la lente (máxima distancia descrita por una cuerda perpendicular al eje de rotación de una superficie, a la superficie curva). Modificando esta parte de la lente escleral nos acercamos o alejamos de la córnea con total precisión. Asimismo proporciona la potencia dióptrica.
  1. Zona limbar: También llamada curva limbal, zona intermedia o zona de transición. Une la zona corneal con la zona escleral, puentea el limbo y puede controlar la altura sagital de la lente de forma secundaria. La separación limbar es uno de los factores más importantes a evaluar durante la adaptación de lentes esclerales. Una lente escleral no puede apoyarse en el limbo ya que influiría en la transparencia corneal. 
  1. Zona escleral: También llamada zona de apoyo, periférica o háptica periférica. Es la única parte de la lente que toca el ojo. Aunque se llamen lentes esclerales, realmente se apoyan sobre la conjuntiva que existe sobre la esclera. La zona escleral debe estar alineada con la superficie ocular para que la lente sea cómoda. 

¿Conocías estos datos? Cada vez son más las personas que precisan de Lentes Esclerales y buscan contactólogos de confianza que adapten este tipo de lentes en su zona. 

Por ese motivo, en Lentes Esclerales trabajamos a diario para satisfacer dicha demanda. En concreto y más fácilmente, para que los pacientes dispongan de un buscador directo de especialistas en su ciudad.

Encuentra a tu profesional en nuestro buscador de profesionales. ¿Tienes alguna duda o pregunta sobre el tema? ¡Déjanos tu comentario en este blog y el profesor Diego López te responderá.

Estructura de una lente de contacto escleral Leer más »

FriedrichMueller-lentesesclerales

La historia de las lentes de contacto esclerales

Las lentes esclerales existen desde hace cientos de años, antes que cualquier otro tipo de lentes de contacto. De hecho, las primeras lentes de contacto fueron esclerales. Inicialmente, estas lentes partían de diseños de ojos artificiales, que eran las primeras estructuras de gran diámetro colocadas directamente sobre la superficie ocular. La elaboración de ojos artificiales comienza en Egipto alrededor del 2000 a.c, estos se utilizaban al embalsamar los cadáveres por la creencia de que podrían seguir viendo después de la muerte. Pero no te equivoques, un ojo artificial no es una lente escleral. 

La elaboración de ojos artificiales se convirtió en un gran negocio siglos después debido a la frecuencia de infecciones oculares por falta de higiene y traumatismos que acababan provocando la pérdida del ojo, además del comienzo del uso de cal y metales calientes en la industria.

Lentes Esclerales en los años 1859 – 1888

En 1859, William White Cooper, oftalmólogo inglés, utilizó una especie de concha de vidrio transparente, realizada por fabricantes de ojos artificiales, con el objetivo de separar la córnea de los párpados en un caso de simbléfaron. Esta estructura era muy similar a las lentes esclerales actuales salvo por la ausencia de la zona óptica. Por ello, al no tener función visual, no se la considera como la primera lente escleral.

Las primeras lentes esclerales fabricadas en todo el mundo fueron diseñadas en Europa, eran de vidrio soplado, gruesas, muy pesadas. Elaboradas por Fredich A.Muller y Albert C. Muller en 1887, hermanos que trabajaban en una empresa familiar de ojos artificiales, la principal indicación era el manejo de enfermedades de la superficie ocular. La primera paciente tenía daños quirúrgicos en el párpado del ojo derecho, dejando la córnea expuesta, esta paciente si podía ver con su lente escleral.

Posteriormente, en 1888,  Adolf Eugen Gaston Fick, oftalmólogo alemán, describió su uso para corregir la visión. Utilizó lentes esclerales con 6 pacientes, 5 de ellos con diferentes grados de opacidad corneal y 1 con queratocono logrando una mejora de la Agudeza Visual (AV) desde 2/60 a 6/36. 

En 1889, August Muller, elaboró unas lentes esclerales para su propio uso con el objetivo de corregir sus 14 dioptrías (D) de miopía magna como tesis para su doctorado en medicina en la Universidad de Kiel. Fueron elaboradas por el óptico alemán Otto Himmler y tenían un diámetro de entre 15 y 16 mm. Muller también describió las molestias que limitaban la tolerancia, llegando a utilizar gotas para los ojos a base de cocaína antes de la inserción de las lentes, sin éxito debido a su toxicidad (Muller, 1889) Este problema fue solventado en 1892, con el uso de solución salina para insertar las lentes por recomendación del oftalmólogo francés Henri Dor.

Las lentes esclerales de 1900 a la actualidad

Con la entrada de 1900 a Muller se le sumó Carl Zeiss, que elaboraba lentes esclerales con vidrio esmerilado. Estas lentes ya eran capaces de corregir pequeñas ametropías, pero apenas podían ser usadas por tiempos de entre 30 minutos y 2 horas.

El siguiente gran avance dentro de la contactología se produjo en 1930 con el desarrollo de plásticos como el polimetilmetacrilato (PMMA) (Bowden,Barnett, 2017). Transcurrieron pocos años hasta la aparición de la primera lente escleral de PMMA (1939 P. Thier). Estas lentes pesaban la mitad, eran casi irromplibles y el proceso de fabricación era más sencillo. El gran problema seguía siendo la falta de oxigenación en el ojo. Por ello se limitaba el uso o se fenestraban. 

La aparición de lentes de contacto rígidas corneales en 1947 y posteriormente, con el desarrollo de las lentes hidrofílicas (1971), las lentes esclerales perdieron peso y casi desaparecieron. Únicamente se siguieron adaptando en centros muy especializados. 

En 1983, Donald Ezequiel propone el uso de materiales permeables a los gases para la fabricación de lentes esclerales. Además, describe las condiciones oculares para las cuales las lentes esclerales son especialmente beneficiosas, entre ellas habla del queratocono avanzado, irregularidades corneales por traumatismos, injertos o distrofias, deformidades palpebrales o ptosis. Esto supone el resurgimiento de las lentes esclerales a nivel mundial. 

En los últimos años ha habido una explosión de nuevos diseños e innovaciones en todo el mundo de las lentes esclerales, provocando que cada vez sea mayor su uso.

¿Te ha parecido interesante la historia y evolución de las lentes esclerales? Encuentra a tu profesional en nuestro buscador de profesionales. ¿Tienes alguna duda o pregunta sobre el tema? ¡Déjanos tu comentario en este blog y el profesor Diego López responderá.

La historia de las lentes de contacto esclerales Leer más »

queratocono-lentes-esclerales

Queratocono y lentes de contacto esclerales

El día 10 de Noviembre se celebra el día mundial del queratocono, y hoy os refrescamos en qué consiste.

El queratocono se produce por un adelgazamiento progresivo de la córnea y hace que la córnea se vuelva más cónica provocando irregularidad. Un queratocono provoca visión borrosa y puede producir sensibilidad a la luz y deslumbramiento. El queratocono suele afectar a ambos ojos, aunque a menudo afecta más a uno que al otro. Las córneas que tienen queratocono, pueden presentar numerosas aberración que si no se corrigen de forma directa, los síntomas perduran y no remiten.

¿Cómo se pueden corregir estas aberraciones?

La corrección de estas aberraciones han sido estudiadas durante años para poder ser solventadas de forma rápida y directa, lo que no se ha podido realizar con unas lentes ópticas convencionales, ya que éstas no pueden corregir las irregularidades corneales. 

Una opción que se puede contemplar para mejorar la visión de los pacientes con queratocono son las lentes de contacto rígidas.

Estas lentes van adheridas al ojo y las irregularidades se resuelven con la lágrima que queda entre la córnea y la lente de contacto, produciendo así una visión de calidad. 

Sin embargo, a pesar de los beneficios ópticos, es posible que no se adapten bien a todos los pacientes, se muevan con frecuencia y al tener un apoyo corneal puedan ser más molestas. (Recordemos que la córnea es una de las estructuras del cuerpo humano con mayor número de terminaciones nerviosas). 

Además puede ocurrir un descentramiento de la lente debido al aumento de la irregularidad  y  cicatrización corneal, lo que puede producir un aumento de la incomodidad del usuario.

¿Cómo pueden ayudar las lentes de contacto esclerales?

Hoy en día las lentes esclerales son la mejor opción para la corrección del queratocono. 

El depósito de lágrima que queda entre la lente de contacto escleral y la córnea proporciona la neutralización óptica de las irregularidades corneales, hidratación corneal en enfermedades de la superficie ocular y alta calidad óptica para aplicaciones visuales y terapéuticas. 

Además, la lente de contacto escleral no es molesta ya que no apoya sobre la córnea, sino sobre la esclera, lo que produce una sensación de comodidad mucho mayor que la lente de contacto rígida gas permeable convencional.

La clave en la adaptación de la lente escleral es colocar la lente paralela al contorno escleral, dejando un espacio sobre la córnea y el limbo, pero sin crear presión sobre la esclera.

¿Tienes alguna duda o pregunta sobre el queratocono? Déjanos tu comentario en esta entrada del blog y resolveremos tus dudas.

Queratocono y lentes de contacto esclerales Leer más »

tipos-lentes-esclerales

Tipos de lentes esclerales

¿Alguna vez te has preguntado en qué se diferencian unas lentes esclerales de otras? ¿Cuál es la más indicada para ti? ¿Son las mismas lentes para todo el mundo? En este artículo encontrarás información para introducirte en el mundo de las lentes esclerales. 

Si has visitado este blog ya sabes que las lentes esclerales son lentes rigidas de un material especial y de un tamaño más grande para poder apoyarse sobre la esclera. Los tipos de lentes esclerales pueden depender de varios factores, como el tamaño, el material, los tipos de graduación y otras características relacionadas con el borde de la lente y la forma en que se apoya sobre la esclera.

¿Se puede elegir? Tu óptico contactólogo siempre será el que decida las características óptimas para que la adaptación sea lo más efectiva, segura y rápida. Cuando se adaptan lentes esclerales se elige un proveedor que proporcione el mejor servicio y el producto más avanzado tecnológicamente, cada contactólogo puede trabajar con uno o varios en función de la cantidad de pacientes que sean para este fin.

Todas las lentes esclerales tienen en común un diseño básico que es: zona óptica (o zona corneal), una curva de transición (o zona limbal)  y la zona de apoyo (o zona escleral). 

Tamaño

Tamaño de las lentes de contacto esclerales depende sobre todo del diámetro, los diámetros más frecuentes se encuentran entre 14,5 mm y 17,0 mm, aunque podremos encontrar algunos diseños más grandes, entre 18,0 y 22,0. 

El contactólogo especializado en lentes esclerales elegirá uno u otro en función del tamaño y curvatura corneal, las irregularidades que se presenten, la forma escleral o el tamaño de la hendidura palpebral.

Antiguamente se utilizaba una clasificación de las lentes rígidas según del diámetro de las mismas:

  • Corneal: de 8,0 a 12,5 mm
  • Semiescleral: de 12,5 a 15,0 mm
  • Miniesclerales: de 15,0 a 18,0 mm
  • Gran escleral: de 18.0 a 25.0 mm

Esta clasificación se ha quedado obsoleta, ya que dependiendo del tamaño del ojo, en unas ocasiones una lente con un diámetro determinado se comportaba como una semiescleral y en otras ocasiones como una escleral. Debido a que las filosofías de adaptación son completamente diferentes entre los tipos de lentes rígidas esta clasificación se ha cambiado. Toma nota, esta es la nueva clasificación de las lentes rígidas (mucho más sencilla, y obvia):

  • Corneal: se apoya únicamente en la córnea
  • Semiescleral: reparte el apoyo sobre la córnea y esclera
  • Miniesclerales: se apoya únicamente sobre la esclera

Como puedes comprobar ahora no se tiene en cuenta el diámetro de las lentes esclerales para su definición, además ya no se hace distinción entre miniesclerales y gran-esclerales. 

Material

Las lentes esclerales protegen toda la superficie corneal, sin tocarla, pero es necesario que tengan una transmisibilidad al oxígeno suficiente para que el ojo esté sano. Antiguamente se fabricaban lentes de contacto de PMMA, que es un material sin transmisibilidad al oxigeno, esto ocasionaba muchísimos problemas de rechazo. En la actualidad, se fabrican lentes de contacto con una transmisibilidad al oxígeno optimizada, que hace que se puedan usar las lentes esclerales con total seguridad. El contactólogo experto en lentes esclerales elegirá el material dependiendo del diseño de la lente escleral y de las características del ojo. 

Fenestraciones

Se trata de un sistema de fabricación que incluye unos orificios para mejorar el tránsito lagrimal. Actualmente no suele realizarse con mucha frecuencia ya que  utilizan materiales altamente permeables al oxigeno.

Las fenestraciones se empezaron a utilizar hace muchos años ya que las lentes esclerales antiguas tenían prácticamente nula transmisibilidad al oxigeno. 

Las principales características de las lentes fenestradas es que no se necesita suero para colocarlas y tienen un apoyo más plano sobre el ojo. 

¿Tienes alguna duda o pregunta acerca de este tema? ¡Deja tu comentario en esta entrada para que podamos responderte personalmente! También puedes buscar a tu profesional de lentes esclerales en nuestro buscador de profesionales.

tipos-lentes-esclerales

Tipos de lentes esclerales Leer más »

lentes-esclerales-usuarios

¿A quién van dirigidas las lentes esclerales?

Las lentes de contacto esclerales son una de las alternativas de elección para corregir los defectos visuales. Tienen la ventaja de que permiten la independencia de las gafas, mejorando así la calidad visual. Pero ¿a quién van dirigidas y para qué casos se recomiendan? En el blog de hoy de Lentes Esclerales, te mencionamos 6 situaciones diferentes.

–       Tengo alta graduación y me molestan mis gafas

¿Te sientes limitado usando gafas? ¿Te resultan incómodas las monturas? ¿Sientes que tu campo visual es reducido? Las lentes de contacto esclerales son una alternativa para todos aquellos usuarios que quieren prescindir de las gafas comunes y padecen graduaciones altas, astigmatismos elevados, miopías e hipermetropías, presbicia…

–       He sido operado de trasplante de córnea

El trasplante de córnea consiste en la sustitución parcial o total de la córnea enferma, por una córnea sana y transparente. La visión después de la cirugía suele ser insuficiente y sólo se recupera con el uso de lentes de contacto, la cual debe respetar el nuevo tejido implantado y no interaccionar con los puntos de sutura ya que podría provocar complicaciones indeseables. Las lentes de contacto esclerales cumplen con estos requisitos, y deben ser consideradas como la primera opción de tratamiento.

–       Tengo síndrome de ojo seco

El Síndrome de ojo seco, también se suele relacionar con el Síndrome de Sjögren. Este síndrome se trata de un trastorno autoinmunitario que destruye las glándulas que producen lágrimas y saliva, causando sequedad en la boca y los ojos. También se puede padecer ojo seco por causas de edad, cambios hormonales, etc.

Las lentes esclerales son la mejor opción, ya que se adaptan formando una bóveda que cubre la córnea, y ésta, al rellenarse de suero fisiológico mantiene hidratado el ojo y previene de úlceras e irritaciones.

–       He sido operado de cirugía refractiva

La cirugía refractiva puede dejar secuelas e irregularidades en la córnea, provocando una visión inadecuada y destellos (sobre todo por la noche), así como causar dolor ocular crónico.. Además, también puede volver a aparecer miopía,  astigmatismo o hipermetropía, por eso, al variar la forma de la córnea, el uso de cualquier tipo de lentes de contacto se vuelve complicado.

Las lentes esclerales son capaces de ajustarse perfectamente a una córnea de estas características, ya que se ajustan al ojo de tal manera que hacen que la recuperación visual sea exitosa. 

–       Padezco queratocono

El queratocono, es una deformación de la córnea que va adelgazando progresivamente su estructura. En casos complejos, puede requerir hasta un trasplante de córnea, y sus síntomas van desde la pérdida de visión hasta picores frecuentes y destellos en las luces.

Las lentes esclerales, están especialmente indicadas para este caso, ya que no tienen contacto con el ápex corneal, la zona más sensible y delicada. Además, son muy cómodas y no se caen del ojo.

  • Tengo intolerancia a las lentes de contacto

Las lentes de contacto esclerales son una alternativa para aquellas personas que tienen intolerancia a otras lentes de contacto. De hecho, cuando no se pueden usar lentes blandas, las lentes rígidas son las más recomendables. Además, si no has conseguido adaptarte a las lentes rígidas corneales, puedes usar esclerales.

Cada vez son más las personas que precisan de Lentes Esclerales y buscan contactólogos de confianza que adapten este tipo de lentes en su zona. 

Por ese motivo, en Lentes Esclerales trabajamos a diario para satisfacer dicha demanda. En concreto y más fácilmente, para que los pacientes dispongan de un buscador directo de especialistas en su ciudad.

Encuentra a tu profesional en nuestro buscador de profesionales. ¿Tienes alguna duda o pregunta sobre el tema? ¡Déjanos tu comentario en este blog y el profesor Diego López responderá.

¿A quién van dirigidas las lentes esclerales? Leer más »

empañamiento-lentes-esclerales

Las lentes esclerales se empañan

Las lentes esclerales se empañan 

Uno de los problemas más comunes para los usuarios de lentes esclerales es que aparezca borrosidad en la visión tras unas horas de porte. Podemos diferencias entre tres tipos de empañamiento de la visión. El más frecuente es la pérdida de trasnparencia del menisco lagrimal, también podría ocurrir por la deshumectación de la cara anterior de la lente escleral o por un edema corneal. En este artículo vamos a hablar sobre el menisco lagrimal. Los estudios muestran que es un problema derivado del uso de la lente y de las interacciones que tiene con el ojo durante el día, pero ¿Cómo podemos solucionar este problema? 

¿Por qué se empañan las lentes esclerales? 

Las lentes esclerales son lentes rígidas con un diámetro mayor a las lentes de contacto rígidas convencionales por lo que apoyan en la esclera en vez de en la córnea, y permiten una mayor comodidad en pacientes con problemas de la superficie ocular o con córneas irregulares. Al tener un diámetro mayor y apoyar en la esclera no permiten el intercambio lagrimal tan eficientemente como las convencionales por lo que es necesario antes de colocarlas crear un reservorio con solución especial para este tipo de lentes.  

En algunas ocasiones, con el paso de las horas y la interacción de la lente con el reservorio lagrimal y la superficie ocular, se van depositando partículas en el reservorio que empañan el líquido que queda entre la lente y el ojo, y va disminuyendo la nitidez de la visión conforme pasan las horas. 

Estas partículas se pueden observar con lámpara de hendidura u OCT de polo anterior y pueden aparecer por diferentes causas. Se pueden deber a las secreciones de las células caliciformes de la conjuntiva ocasionado por un apoyo excesivo o incorrecto de la lente escleral, también está relacionado con procesos inflamatorios tras cirugías oculares o procesos infecciosos, otra causa podría ser debida al tipo de solución salina entre otras.  

Por ello, es importante realizar un estudio completo cuando un usuario de lentes esclerales sufre de visión borrosa tras un tiempo de uso de la lente escleral.  

Cuestiones para tener en cuenta en caso de empañamiento

Al tratarse de un efecto multifactorial habrá que examinar de forma minuciosa cada caso y cuando sea necesario trazar un plan para tratar los aspectos a mejorar y así evitar que se empañe la visón:  

  • Si existe algún tipo de patología ocular previa, que pueda estar causando una inflamación mayor de los tejidos oculares, el primer paso para evitar que la lente escleral se empañe y preservar la salud ocular del usuario será tratar dicha patología. Si estás leyendo esto te darás cuenta de lo importante que es una estrecha colaboración entre la oftalmología y la optometría.   
  • También habrá que tener en cuenta que el paciente esté haciendo buen uso y mantenimiento higiénico de las lentes y si está usando la solución adecuada para ellas o limpiándolas correctamente. Recuerda que es necesario rellenar la lente escleral con solución salina monodosis (sin conservante), y que se aclara muy bien la lente antes de aplicarla sobre el ojo.  
  • Hay que comprobar el ajuste de la lente en la parte escleral para asegurarnos que el apoyo es uniforme, homogéneo y suave. Una lente con la periferia demasiado cerrada presionará demasiado en su parte más externa. Y justo al contrario, una lente con la periferia muy abierta presionará demasiado en su parte de apoyo mas interna, además será una lente más incómoda por la interacción de la lente con los párpados.  

Tips para evitar el empañamiento

  • Un cambio de solución por una que no tenga conservantes,  que su composición sea lo más similar a la de la lágrima o un ajuste del ph de la solución. Existen soluciones salinas monodosis especiales para el uso de lentes esclerales. 
  • Valora la separación entre la lente escleral y la córnea, cuanta más separación exista más sensible será el paciente a la borrosidad, por lo que ajústate al máximo a las 200 um.   
  • Identificar y tratar las fuentes de inflamación en la superficie ocular y los párpados puede disminuir la acumulación de partículas debajo de los lentes. 
  • Utilizar una solución que minimice el desprendimiento de las células epiteliales de la córnea igualando la composición iónica de las lágrimas. 
  • En ocasiones es solo cuestión de tiempo. Se ha comprobado clínicamente que este empañamiento suele disminuir o incluso desaparecer con el uso. 

Conclusión 

Las lentes pueden empañarse aunque se hayan realizado las técnicas oportunas para la adaptación correcta y perfecta. En cambio, sí es cierto que debemos tener en cuenta todos estos factores y optimizar la adaptación en caso del empañamiento frecuente. Utiliza las soluciones de mantenimiento más adecuadas y valora la adaptación correctamente. Esta es una de las complicaciones de las lentes esclerales más frecuentes. 

Estas leyendo este artículo porque t has dado de alta en nuestra sección para profesionales, espero que te haya gustado y que te sirva de ayuda. Si piensas que esta información puede ser de ayuda para algún compañero invítalo a que se dé de alta, ya sabes que es gratis. Si tienes alguna duda deja tu mensaje más abajo.  

FUENTES: 

  • Fogt JS. Midday Fogging of Scleral Contact Lenses: Current Perspectives. Clin  

Optom (Auckl). 2021 Jul 21;13:209-219. doi: 10.2147/OPTO.S284634. PMID: 34321949; PMCID: PMC8311169. 

  • Fogt JS, Karres M, Barr JT. Changes in symptoms of midday fogging with a new scleral contact lens filler solution. Optim Vis Sci. 2020 Sep;97(9):690-696. doi: 10.1097/OPX.0000000000001559. PMID: 32941340; IDPM: PMC7547899. 

Las lentes esclerales se empañan Leer más »

LentesEsclerales-ojoseco

Síndrome del Ojo Seco y Lentes Esclerales

El ojo seco es una enfermedad multifactorial, compleja y crónica que afecta a la superficie ocular y que produce molestias, problemas visuales y, en algunos casos, lesiones en la córnea y la conjuntiva. Por lo tanto, y a pesar de que su nombre pueda llevar a equívoco, consiste en mucho más que, simplemente, “no tener lágrima”. 

Se trata de un síndrome crónico, que afecta a cerca del 30% de la población, y que requiere un diagnóstico y tratamiento personalizados. Existen varias causas y tipos de ojo seco en función de los cuales varía el grado de severidad y la estrategia terapéutica para obtener los mejores resultados en cada paciente.

¿Cuáles son las causas que producen el ojo seco?

Por lo general, el ojo seco se produce por un déficit de lágrima, escasa producción, o excesiva evaporación. O bien, porque esta es de mala calidad, debido a problemas como la disfunción de las glándulas de Meibomio o la blefaritis. Asimismo, el síndrome de ojo seco suele ir asociado a diferentes grados de inflamación.

Las causas que lo provocan son muy diversas y pueden darse de forma aislada o confluir varias de ellas. Entre los principales factores de riesgo del ojo seco destacan los siguientes:

  • Hormonal (adolescencia/menopausia).
  • Edad avanzada.
  • Uso de lentes de contacto.
  • Consumo de fármacos antidepresivos y antihistamínicos (para la alergia).
  • Tratamiento con quimioterapia o radioterapia.
  • Haberse sometido a una cirugía ocular.
  • Factores ambientales (aire acondicionado, calefacción, ambientes secos o muy contaminados…).
  • Alimentación (déficit vitamínico).
  • Enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, síndrome de Sjögren, fibromialgia…).

¿Cuáles son los tipos de ojo seco?

Existen diferentes tipos de ojo seco que es importante determinar correctamente mediante un examen exhaustivo y pruebas diagnósticas específicas.

  • Acuodeficiente: Disminución de la producción de lágrima, generalmente del componente acuoso. Los casos más severos se asocian al Síndrome de Sjögren.
  • Evaporativo: Evaporación rápida de la lágrima. Es el motivo más frecuente, causado principalmente por la disfunción de las glándulas de Meibomio.
  • Inflamatorio: Inflamación clínica o subclínica que está presente en la mayoría de pacientes con ojo seco.
  • Neurotrófico: Déficit en la inervación de la córnea, lo que limita la secreción de lágrima y la regeneración de la superficie ocular.
  • Neuropático: Alteración en la inervación de la córnea cuya causa y mecanismo todavía se desconoce y que se caracteriza por una gran intensidad de síntomas con una exploración ocular dentro de la normalidad o con mínimas alteraciones.

¿Cuáles son los síntomas más habituales del ojo seco?

  • Sequedad ocular.
  • Ojo rojo.
  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Picor/ escozor.
  • Cansancio ocular.
  • Irritación.
  • Lagrimeo.
  • Fotofobia (intolerancia anormal o molestia excesiva por la luz).
  • Visión fluctuante.

Al tratarse de una enfermedad crónica, el tratamiento del ojo seco no termina al finalizar la consulta, sino que requiere un seguimiento por parte del paciente que se deberá de mantener en casa mediante cuidados y hábitos, como por ejemplo:

  • Higiene palpebral para eliminar el exceso de bacterias y de grasa, aplicando calor sobre los párpados, masajeándolos y limpiándolos con solución jabonosa o toallitas específicas.
  • Extremar la precaución en caso de ser portador de lentes de contacto, consultando el tipo de lentillas idóneo y realizando un correcto uso y mantenimiento. ¿Entiendes por qué aconsejamos realizar una revisión de la lente de contacto antes de pedir el siguiente pack?
  • Medidas ambientales como evitar la calefacción y el aire acondicionado, utilizar humidificadores, proteger los ojos con gafas e hidratarlos con lágrimas artificiales. Airear las estancias y no fumar.
  • Realizar descansos visuales cada 20 minutos (apartando la mirada de la actividad de visión cercana en la que estemos inmersos) y evitar otros hábitos como frotarse los ojos.
  • Consumir suplementos ácidos grasos omega 3 para mejorar la calidad de la lágrima.
  • Antiinflamatorios y antibióticos tópicos o vía oral, siempre bajo prescripción del especialista.

Tratamiento con lentes esclerales

Existen diversas opciones de tratamiento desarrolladas para la sequedad ocular, tanto oftalmológicas como contactológicas. 

Por ello, las lentes esclerales permiten que la lágrima se mantenga durante más tiempo, gracias a su mayor diámetro en comparación con las lentes de contacto comunes. Eso hace que se retrase la evaporación de la lágrima y se evitan incomodidades, molestias u ojos rojos. Las lentes esclerales han demostrado ser muy eficaces para mantener el ojo hidratado y protegerlo del ambiente.

Si tienes ojo seco severo y no puedes usar lentes hidrofílicas pregunta a tu experto en lentes esclerales sobre la adaptación. 

En lentes esclerales conocemos muy bien el ojo seco, incluso el más agresivo y devastador, así que no te desanimes. No pierdas la esperanza, utiliza nuestro buscador para encontrar al especialista en lentes esclerales más cercano. 

¿Tienes alguna duda acerca de este tema? ¿Padeces ojo seco? Déjanos tu opinión en comentarios y te responderemos en la mayor brevedad posible.

Síndrome del Ojo Seco y Lentes Esclerales Leer más »

limpieza-lentes-esclerales

Consejos para ponerse una lente escleral

Sin duda, el mantenimiento y la limpieza de una lente de contacto escleral es la parte más aburrida de los usuarios. Sin embargo, debemos ser conscientes de que también es una función fundamental.

Un buen mantenimiento de tus lentes de contacto es vital para evitar infecciones y que las lentes esclerales cumplan correctamente su función en nuestra visión. También es necesario conocer los pasos a seguir para ponerse una lente escleral correctamente. 

Por ello, hoy te explicamos todos los pasos a seguir sobre el uso de las lentes de contacto esclerales, y algunas recomendaciones para que puedas disfrutar de ellas con comodidad. 

  1. Lávate las manos antes de tocar las lentes.

Lo primero que debes hacer, es lavarte las manos con jabón y secarlas bien para una correcta higiene durante el proceso. Así evitaremos el contacto con gérmenes o restos de otros componentes como maquillaje, perfumes, etc. 

  1. Saca la lente de su estuche con cuidado.

Es recomendable comenzar siempre con el mismo ojo, para así evitar errores o posibles intercambios. Aunque las lentes aparentemente son idénticas, cada una tendrá características diferentes para cada ojo.

  1. Limpia la lente con suero fisiológico.

Una vez saques la lente del estuche, debes aclararla con suero fisiológico para eliminar restos del líquido anterior para desinfectarla.

  1. Rellena la lente con suero antes de colocarla.

Para poder ponerte la lente dentro del ojo, es necesario aplicar unas gotas de suero fisiológico dentro de la lente de contacto. Es importante que no tenga conservantes y que haya sido fabricado en unas condiciones de higiene adecuadas.

  1. Coloca la lente.

Para evitar que el suero se derrame, coloca un espejo sobre una superficie plana y mira hacia abajo sobre un punto fijo. Abre los párpados con la ayuda de las yemas de tus dedos y con la otra mano o con la ventosa de copa grande, inserta suavemente la lente de contacto sobre el ojo.

A continuación, parpadea un par de veces hasta que sientas que se ha colocado de manera correcta y limpia con una gasa el suero restante.

  1. Comprueba que no existan burbujas

Una vez colocada la lente, debes asegurarte de que no se hayan formado burbujas bajo la misma. Si tienes, debes quitarte la lente y volver a colocarla con más cuidado.

Y ahora… ¡A gozar de buena visión! Ya tienes colocadas tus lentes esclerales. ¿Necesitas más información sobre su adaptación o limpieza? ¡No dudes en ponerte en contacto con nosotros! Deja un comentario…

Consejos para ponerse una lente escleral Leer más »