Lentes de contacto esclerales VS lentes de contacto blandas

Tabla de contenidos

Las lentes de contacto blandas son, por excelencia, las más conocidas y utilizadas por los usuarios en la actualidad. Son cómodas, fáciles de adaptar y apenas se desplazan en el ojo. 

Además, existen diferentes tipos de lentes de contacto blandas: diarias, mensuales, trimestrales… Lo que facilita al contactólogo poder escoger la variedad que mejor se adapte a las necesidades del paciente.

Seguramente tengamos esta opción de lentillas como la mejor solución para problemas de visión. Pero… ¿Conoces sus desventajas? ¡Sigue leyendo y descubre por qué las lentes esclerales son la mejor opción!

  • Al sobrepasar las horas de uso según su variedad, se deshidratan… Lo que hace que empieces a notarlas y tu ojo se enrojezca, con el riesgo de padecer queratitis y/o conjuntivitis.
  • Al contrario que las lentillas blandas, las lentes esclerales evitan que tengas esa sensación de sequedad ocular, también conocida como ojo seco. Eso es gracias al material con el que las fabricamos, además de que permiten mantener una capa de líquido lagrimal entre la lente y la córnea, por lo que siempre se mantiene húmeda.
  • ¿Tienes astigmatismo? Seguro que has notado que con lentes de contacto blandas, tu visión no es siempre nítida. Unas veces verás bien, y otras no tanto… ¿A qué se debe? Al movimiento de la lentilla y su rotación dentro del ojo. 
  • Esto no ocurre cuando usas lentes esclerales, verás perfecto durante todo el día de forma nítida y estable. Las lentes de contacto esclerales pueden compensar casi cualquier graduación. Además, se adaptan a casi cualquier clase de ojo permitiendo una visión más perfecta, incluso si está muy deformado o presenta córnea irregular por queratoconos, astigmatismo elevado o trasplante de córnea.
  • Las lentes de contacto blandas son cómodas al principio… Pero cuando pasa el tiempo empiezas a notarla Puede que sientas sequedad ocular, visión borrosa o inestable, y que estés deseando llegar a casa para quitártelas. ¡Quizás no estás utilizando las lentillas adecuadas!
  • Sí, tenemos la solución a eso también. Las lentes de contacto esclerales, por su acomodación debajo del párpado, son tan cómodas que disfrutarás de la libertad que te proporcionan y te olvidarás de que las llevas puestas. Además, se ajustan perfectamente a la curvatura del ojo, por lo que es prácticamente imposible que se caigan.

¿Te gustaría conocer todos los beneficios que te pueden aportar las lentes de contacto esclerales? ¡Estos no son los únicos! Ponte en contacto con nosotros.

Si necesitas un especialista en lentes esclerales no dejes de visitar nuestro buscador internacional de especialistas en lentes esclerales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *