Miopía y Lentes Esclerales

miopia-lentes-esclerales

Tabla de contenidos

La miopía es una de las mayores causas de pérdida visual severa. La incidencia de la miopía está aumentando en todo el mundo, pero es especialmente importante en los países del este asiático. Se ha estimado que sólo en China, hay más de 400.000.000 de miopes, aumentando también la cantidad de miopes altos. Además, según Brien Holden Institute, en el año 2050 la mitad de la población mundial será miope. 

La miopía es la segunda causa de ceguera en el mundo, siendo la primera las cataratas. Aún así, y aumentando la progresión de esta, cada vez se hace más necesario disponer de tratamientos que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes con miopía en todo el mundo. 

Se considera que un ojo es miope cuando la imagen de un objeto situado en el infinito se sitúa delante de la retina (con el ojo desacomodado). Esto dificulta o imposibilita la visión nítida en distancias lejanas dependiendo del tamaño del objeto, del grado de ametropía y del tamaño pupilar. La imagen formada en retina para cada punto de un objeto será un círculo borroso o también llamado “círculo de confusión”. Y está claro, que cuanta más miopía sufres, más borroso ves. 

miopia-lentes-esclerales

Causas de la miopía según etiología

La etiología se refiere a la ciencia encargada de estudiar el “por qué” aparecen ciertas condiciones o enfermedades, es decir, el estudio del origen de las cosas. 

A continuación, os enumeramos las distintas causas relacionadas con la etiología de la miopía:

  • Miopía axial: Se considera que una miopía tiene un origen axial cuando hay un aumento en la longitud axial del ojo (eje anteroposterior) mientras que los restantes componentes oculares (córnea, cristalino…) alteran sus propiedades de manera moderada, la longitud axial aumenta de forma muy significativa. Es la más común y suele ser hereditaria, se desarrolla principalmente en las dos primeras décadas de vida.
  • Miopía de curvatura o refractiva: Se debe a un aumento de curvatura de los medios oculares (córnea y cristalino) que produce un aumento en el poder dióptrico del ojo. En el caso de que la córnea sea la estructura originaria, encontraremos valores queratométricos más bajos de lo habitual. Uno de los ejemplos más frecuentes es la miopía asociada al queratocono. 
  • Miopía de índice: Provocada por una alteración del índice de refracción de los humores acuoso, vítreo y cristalino. Suele tratarse de una miopía adquirida senil, o bien relacionada con condiciones médicas que provocan un cambio en el cristalino, como por ejemplo, en la diabetes. 

Causas de la miopía congénita o adquirida

Además de esta clasificación, la miopía también se puede clasificar dependiendo de si su origen es congénito o adquirido.

La miopía congénita constituye el 18 % de los casos y suele ser una miopía axial. También aparece asociada a enfermedades congénitas como el síndrome de Down, la retinopatía del prematuro o el glaucoma congénito.

La miopía adquirida es sin embargo mucho más frecuente y se puede relacionar con diferentes factores:

  • Factores ambientales:, continuado trabajo en cerca, poca exposición a la luz solar o vida al aire libre.
  • Diabetes o embarazo: pueden causar miopía transitoria debido a los cambios de índice de refracción.
  • Patologías oculares: como el queratocono que causa una miopía de curvatura, o las cataratas nucleares, que asocian una miopía de índice. O el síndrome de Marfan en el que se encuentra un déficit del tejido conectivo en general.
  • Fármacos: Algunos fármacos pueden alterar a la acomodación y producir ciertas miopías transitorias.
  • Intervenciones quirúrgicas que alteren la longitud axial del ojo como el cerclaje que se realiza en algunos desprendimientos de retina.

Los estudios más recientes revelan que la etiología de la miopía no se debe solamente al componente hereditario, si no que se forma de una mezcla entre el componente hereditario y el ambiental y que la lectura, el trabajo en cerca y otras condiciones externas pueden jugar un papel importante en su desarrollo.

Además, hay algunos estudios que demuestran que la miopía es más común en las áreas urbanas(donde más trabajo en cerca se utiliza) que en otras áreas menos desarrolladas (donde probablemente la vida al aire libre sea más frecuente).

Miopía y lentes esclerales

¿Sabías que la miopía puede compensarse mediante la adaptación de lentes de contacto? Aunque no todas las lentes de contacto para miopía proporcionan la misma comodidad y calidad visual para el paciente, las lentes de contacto esclerales son muy aconsejables por su comodidad.

Como hemos visto anteriormente, la miopía puede ser axial producida por un incremento de la longitud anteroposterior del ojo, o refractiva. Precisamente, la miopía refractiva se produce por la variación de la potencia y la curvatura de la córnea.

Las lentes de contacto esclerales para la miopía, tienen la ventaja de que se pueden adaptar con alta graduación. Son una alternativa idónea en aquellas situaciones en que por molestias u otras causas se desea prescindir de las gafas de vista.

¿Te gustaría valorar el tratamiento de tu miopía con las lentes esclerales? ¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.