¿Son compatibles las lentes esclerales y el trasplante de córnea?

Tabla de contenidos

Sobre el trasplante de córnea…

La ceguera por alguna patología corneal es la cuarta causa principal de ceguera en todo el mundo.. Casi el 80% de todos los casos de ceguera corneal son evitables y reversibles. El trasplante de córnea es el tipo de trasplante que se realiza con más frecuencia en todo el mundo. Restaura la función visual cuando el deterioro causado por el daño corneal se considera demasiado severo para proporcionar una visión y una calidad de vida aceptables.

Un trasplante de córnea también puede aliviar el dolor u otros signos y síntomas relacionados con enfermedades de la córnea. Se trata de un procedimiento en el cual se reemplaza la totalidad del grosor de la córnea o alguna de sus capas. Es el trasplante de órganos más exitoso en el cuerpo humano, ya que la córnea carece de vasos sanguíneos, lo que minimiza el riesgo de rechazo.

Indicaciones

Las indicaciones más frecuentes para la realización de un trasplante corneal son: 

  • Queratopatía bullosa
  • Distrofia endotelial de Fuchs
  • Re-injertos
  • Queratocono avanzado

Hasta la fecha, la queratoplastia es el trasplante alogénico más comúnmente realizado en todo el mundo, con una tasa de éxito del 69-95%.

En la actualidad y según las estimaciones de la OMS, la población ciega se duplicará en 2020 debido al aumento de la población y la longevidad. Hay 45 millones de personas ciegas en el mundo y una gran parte se produce por alguna patología corneal. 

Trasplante de córnea y visión

Las aberraciones ópticas corneales son uno de los principales factores condicionantes de la calidad de imagen que llega a la retina. Las aberraciones son imperfecciones de la imagen que se producen cuando córnea es irregular, provocando distintos síntomas, como desenfoque, falta de nitidez y contraste, visión doble o borrosa.

Un sistema sin aberraciones o perfecto podría ser aquel en el que los rayos refractan de forma perfecta y convergen en el punto central de la retina. Después de un trasplante esta perfección se desequilibra.

Más del 90% de las aberraciones ópticas que tiene un ojo sano proceden del plano corneal, siendo mayor en córneas irregulares. Además, los ojos sometidos a trasplante corneal que muestran mayores aberraciones presentan un deterioro de su agudeza visual más elevado.

Las lentes esclerales pueden neutralizar las irregularidades corneales componiendo una película lagrimal entre la lente y la córnea, lo que provoca una mejora de la calidad visual. Éstas, además apoyan directamente sobre la esclera, creando una bóveda por encima de la córnea, de ahí su comodidad.

Una de las preocupaciones más frecuentes cuando adaptamos lentes esclerales en pacientes con trasplante es la salud del injerto. Para valorar si la córnea trasplantada está en buenas condiciones solemos estudiar las células que mantienen la córnea transparente. Por lo que es frecuente que tu especialista te pida una “microscopía endotelial”. Esta prueba nos ayuda a controlar la salud de tus ojos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *