Ventosas para las lentes esclerales

Ventosas para las lentes esclerales
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Tabla de contenidos

Muchas son las consultas que reciben los optometristas en el gabinete de contactología. Algunas de ellas están relacionadas con la adaptación de las lentes esclerales y las lentillas convencionales. De hecho, la forma de poner y quitar las lentes es diferente. En concreto, son necesarias ventosas tanto para poner como quitar las lentes esclerales. Sí, las ventosas para las lentes esclerales requieren de una manipulación específica.

Aunque las lentes esclerales puedan ponerse y quitarse con las manos, lo más habitual es hacerlo con ventosas. Aun así, sigue siendo necesaria una buena higiene de manos. Se deberán lavarse con agua y jabón y dejar que se sequen bien antes de manipular las lentes de contacto. Precisamente, así se evitará el contacto con gérmenes, restos de productos de maquillaje o perfumes.

Una vez que se tiene claro la importancia de la higiene se procede a la adaptación de las lentillas. Pero, ¿son todas las ventosas para las lentes esclerales iguales? La verdad es que no… Aunque, no te preocupes el Prof. Diego López Alcón te informa sobre los diferentes tipos de ventosas.

Ventosas para las lentes esclerales: tipos

Adaptar las lentes esclerales: ¿con qué ventosa?

En la actualidad, existen 4 tipos de ventosas para lentes de contacto. Solamente una de esas ventosas es la clásica para la adaptación de las lentes RGP corneales. Sí, las conocidas lentillas de toda la vida. Mientras que para las lentes esclerales hay 3 tipos, que además pueden servir para alguna otra lente,

Aunque, ¿son todos los tipos de ventosas para lentes esclerales iguales? La verdad es que no. En concreto, la ventosa con la copa grande de la imagen de cabecera de esta publicación es para poner las lentes en el ojo. De hecho, sirve para estabilizar la lentilla y poder realizar succión sobre la lente para que no se caiga. Así mismo, es importante como comenta el Prof. Diego López Alcón que se elimine la succión en el momento de retirar la ventosa, porque si no la lente escleral se quedaría pegada a la ventosa.

A veces podemos evitar la succión cortando la ventosa por la parte inferior, ya que hay pacientes que no son capaces de eliminar la succión de la ventosa sobre la lente. En este caso la lente es más inestable, por lo que habrá que tener cuidado a la hora de colocar la lente escleral sobre la ventosa para que no se caiga. Una vez conocido cómo estabilizar la lentilla, ¿qué ventosa es necesaria para extraer la lente de contacto escleral? Sigue leyendo, ¡te lo explicamos!

¿Con qué ventosa quitar la lente escleral?

Consulta sobre las ventosas para las lentes esclerales

La segunda y tercera ventosa por la izquierda de la imagen de esta publicación son las ventosas de extracción de la lente. Como se puede observar, una ventosa tiene una copa inclinada 45º. Sin embargo, la otra es perpendicular al mango. Es importante que estas ventosas se coloquen en el tercio inferior de la lente, y no en el centro, para así evitar presiones excesivas en la lente y el ojo.

La última ventosa que falta, la cuarta por la izquierda no es la más recomendable para lentes esclerales. El motivo es que tiene la copa pequeña y hace demasiada succión sobre la lente para el tamaño que tiene. Por lo tanto, se desaconseja para la extracción de las lentes esclerales. De hecho, si la lente está muy ajustada sobre el ojo, se tendrá que realizar bastante presión sobre la lente y esto podría ocasionar daños en el ojo.

Si todavía tienes dudas sobre las ventosas para lentes esclerales, contacta con tu contactólogo de confianza. Además, si lo deseas, puedes consultar nuestro buscador de especialistas en lentes esclerales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logotipo Lentes Esclerales

Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia. Si continúa navegando, entendemos que acepta su instalación y uso.